Cuidemos nuestra Piel en el Invierno

En invierno es muy frecuente que el frío y el viento resequen la piel en mayor o menor grado. En algunos casos se puede producir incluso una deshidratación profunda. Como la epidermis se torna más sensible, hay que proporcionarle cuidados especiales. Es fundamental para la salud de la piel echar mano a los recursos y tratamientos orientados a evitar la tirantez, las irritaciones y la sequedad.

Continuar leyendo …