Cenas Enemigas del Buen Metabolismo y La Buena Figura

Existen alimentos que debemos evitar ingerir por las noches para tener un buen metabolismo, mantener la figura e incluso reducir nuestro peso.

Nuestro metabolismo es más lento de noche y la fructosa que contienen las frutas se traduce en exceso de carbohidratos. Esto produce picos y alteraciones de insulina en la mañana, además de la producción de grasa e incremento de peso.

La fruta es entonces, algo que debe evitarse para la cena, es mejor consumirse antes de las 6:00 pm.

Las verduras tienen cierta parte de carbohidratos, que se miden con el índice glicémico de los alimentos, y hay otras que son de libre consumo. Lo mejor para detectar qué verdura se puede comer es a partir de su sabor. Si es dulce, significa que puede tener alteraciones parecidas a las de las frutas.

Las carnes rojas son más difíciles de digerir y tienen más colesterol. La carne tarda en procesar 10 horas en nuestro sistema digestivo. Por eso es mejor dejar las carnes para el almuerzo o la comida.

La comida rápida se traduce en exceso de carbohidratos, grasas no saludables que incrementan la acumulación del tejido adiposo. La comida frita y los embutidos son 2 enemigos más.

Consumir leche en las noches puede inflamar. Puede producir exceso de ácido en el estómago, debido al caseinato de calcio e inducir a reflujo estomacal.

Si tiene un estilo de vida sedentario lo mejor es evitar el arroz por las noches.
Si se es una persona que practica actividad física es posible consumir una proporción mínima.
Si existe un objetivo de perder peso, es mejor no consumirlo por las noches.

Lo ideal para la cena es una porción de proteína, una verdura y una grasa, esta última por ejemplo, el aguacate que ayuda a remover y regenerar el cuerpo durante las horas de sueño. También puede añadirse un carbohidrato muy sencillo como un wrap o tostada.

Alimentos recomendados: huevo, jamón bajo en grasa y sal, pollo desmenuzado, pescados, frutos secos como nueces, maní, almendras, pistachos, semillas de girasol, ajonjolí, algunos vegetales, leche de almendras sin azúcar o de quinoa.

Lo mejor es no excederse con las proporciones de lo que se consume y hacerlo de 2 a 3 horas antes de irse a la cama y no inmediatamente. Tampoco es recomendable saltarse esta comida del día, irse a dormir sin cenar puede causar falta de energía, dolor de cabeza, e incluso, puedes despertar a mitad de la noche con mucha hambre y terminar por asaltar el refrigerador con alimentos poco saludables.

Dabalash Oficial.