Un Cuerpo de 10, ¿Realidad o Utopía?

Cuerpo Perfecto Mito o Realidad

La mayoría de las mujeres, si no es que todas, quisiéramos un cuerpo de 10.
Es un sueño constante, un ideal que luchamos por alcanzar la mayor parte del tiempo y sobre todo en fechas que simbolizan un cierre de ciclo. Nos visualizamos con un cuerpo perfecto al iniciar una nueva etapa en nuestras vidas o esperamos que este sueño se cumpla para iniciar un nuevo periodo.

Las mujeres que no alcanzamos ese cuerpo de 10, generalmente vivimos frustradas deseando hacer algo más por lograr el cuerpo perfecto y recurrimos frecuentemente a productos milagro, a dietas aterradoras, compras compulsivas de artículos que nos prometen ayudarnos el cumplimiento de ese objetivo, nos ponemos, nos quitamos, pero siempre con una imagen idealizada de un cuerpo excelso que nunca es tocada siquiera.

¿Es posible tener un cuerpo de 10 o estamos persiguiendo una utopía?

Para respondernos a nivel personal esta pregunta, es preciso, primero, preguntarnos y respondernos honestamente lo siguiente:

  • ¿Para qué quiero un cuerpo de 10?
  • ¿Para quién quiero un cuerpo de 10?
  • Y la tercera pregunta y más importante… ¿Qué es para mí un cuerpo de 10?

Ese cuerpo perfecto puedo quererlo basado en una intención de agradarme, estar bien conmigo misma y tener una vida funcional o bien, para presumir, lucir, mostrar a los demás. Y aquí se responde la segunda pregunta, ¿estoy deseando un cuerpo perfecto para mí o para agradar a alguien, para ser vista, llamar la atención y ser admirada?

Cualquiera que sea tu respuesta, la tercera pregunta nos ayudará a aclararnos.

Un cuerpo de 10 es el que “aparentemente” no tiene defectos, no le falta ni le sobra nada, tiene las medidas y las curvas perfectamente definidas. Sin embargo, desde otra perspectiva, un cuerpo perfecto, un cuerpo de 10 puede ser el instrumento con el que me muevo perfectamente de aquí para allá, un a herramienta de la que puedo valerme como ser humano para desarrollar mis funciones. Esto último nos acercaría más al concepto de que un cuerpo de 10 es un cuerpo sano o funcional.

Es más probable que un cuerpo se vea bello si es sano, a que un cuerpo que superficialmente es lindo sea sano.

Podríamos entonces enfocarnos e iniciar con un plan para tener un cuerpo sano y que gradualmente se vea cada vez más bello. La perfección no la vamos a alcanzar, tomando en cuenta que la idea del cuerpo perfecto la sacamos de modelos que muchas veces lo que vemos es producto de un ejercicio excesivo, colágenos, silicona, cirugías, Photoshop, trucos de luces, etc. Querer alcanzar esos ideales de forma natural, sin dedicarnos a ello, es una utopía.

¿Qué pasaría si calificaras a tu cuerpo del 0 al 10 por la funcionalidad que tiene, o mejor aún, por la forma en que cubres sus necesidades día a día?

Quizá estos puntos te sirvan para obtener por fin un cuerpo de 10 y te generen más ideas.

  1. Descanso
  2. Dormir 7 u 8 horas diariamente
  3. Alimentarlo con comida sana y no sólo llenar el vacío cuando sientes hambre.
  4. Aseo, higiene personal.
  5. Ejercicio, Movimiento.
  6. Chequeos médicos.
  7. Consentirlo, pues es tu estuche, lo que te permite moverte en el mundo físico.

Un Cuerpo Perfecto

Caemos con facilidad en la trampa de desear un cuerpo perfecto luchando contra el que ya tenemos y al final, obteniendo uno menos funcional e insuficiente. Aceptarse y trabajar con el cuerpo que tenemos, enfocándonos en el bienestar que se reflejará con toda seguridad en la belleza física es mucho más real y objetivo.

Dabalash Oficial.