Dime qué Garabateas y te diré qué pasa

 

 

¿Eres de la personas que mientras están en una llamada, en una reunión de trabajo, en una clase, garabatea?

Todos esos garabatos que hacemos mientras realizamos alguna otra actividad no sólo nos indican algo a cerca de nuestra personalidad o de nuestro estado de ánimo, sino que también van definiendo ese estado emocional, es decir, por algo dibujamos esas figuras y a su vez, esas figuras seguirán influyendo en nuestro estado anímico y mental.

La actividad principal la llevamos a cabo conscientemente, sin embargo, nuestro subconsciente guía nuestra mano para descargar un poco del material que no es consciente, simbolizando lo que estamos sintiendo o experimentando.

 

¿Qué significado tienen los garabatos que hacemos?

 

 

 

Las firmas repetidas: Cuando trazamos nuestra firma sobre el papel, varias veces, hay un indicador de rasgos egocéntricos, ya sea en la personalidad en general o en el momento o circunstancia que estamos viviendo. Quiere decir que estamos demasiado centrados en nosotros mismos. Nada es bueno ni malo, simplemente hay que estar atentos a lo que esto nos pudiera estar sugiriendo; quizá es un buen momento para pensar en mí y ser prioridad, pero quizá estoy olvidándome del otro o los otros, o bien, no tomando en cuenta el panorama completo y sólo estoy considerándome a mí.

También es posible que cuando ensayamos varias firmas, tengamos ya la nuestra o no, puede ser muestra de una pérdida de identidad y la estamos buscando. Es como preguntarse a sí mismo ¿Quién soy yo?

 

 

 

 

Dibujando corazones: No es difícil de percibir que, quien dibuja corazones está enamorado o en un momento romántico de su vida. Puede ser que sea de una persona específica o simplemente estar enamorados de la idea del amor. Podemos estar idealizando o fantaseando con alguna situación amorosa. Dibujar corazones es una forma de expresar ese sentimiento, la sugerencia sería sólo observar si no se están despegando los pies de la tierra demasiado.

 

 

 

 

 

Estrellas y más estrellas: Al dibujar estrellas, estamos diciendo que necesitamos atención o que nuestra prioridad es obtener ese foco sobre nosotros. Habla de una solicitud de ser  protagonista, ya sea en nuestra vida absoluta o en cierta situación; no queremos pasar desapercibidos. 

Si las estrellas tienen muchos picos y estos, no tocan el cuerpo principal de la estrella, significa que tenemos una preocupación. Sería provechoso reflexionar si la preocupación es de sentirnos invisibles por la vida o en una experiencia determinada. 

 

 

 

 

 

 

Haciendo círculos: Nuestra necesidad de pertenencia se expresa en nuestros constantes dibujos de círculos. El deseo profundo de asociarnos o hacer más grande nuestro círculo social, tener amigos, sentir que soy parte de, se refleja en estos garabatos.

 

 

 

 

 

 

Dibujos de Animales: La emoción que emerge está relacionada directamente con el animal que dibujamos. Esto tiene un significado individual, no es posible decir que el león tiene que ver con enojo, por ejemplo, puesto que para cada persona un animal puede simbolizar diferentes cosas que para otra. 

Si siempre se dibuja el mismo animal, podría ser que estamos identificándonos con él, con las características que yo percibo de éste. Si no dibujamos siempre el mismo animal, podemos estar proyectando una necesidad de imitar las características de el animal que estamos trazando en ese momento. O bien, ya lo estamos haciendo y esa emoción que denota el animalito sólo puede ser expresada mediante dibujos y no verbalmente.

 

 

 

 

Figuras simétricas: Estas figuras nos muestran nuestra necesidad y/o gusto por el orden. Una marcada tendencia por la planificación, la metodología y el cálculo. Si estos dibujos son frecuentes, puede hablarnos de una personalidad un tanto inflexible, que no deja lugar a la espontaneidad. Si este tipo de dibujo es circunstancial, puede dictarnos una necesidad de ordenar o organizar a nivel físico, mental o emocional, algo que creemos que no está en su justo lugar.

Un ejemplo frecuente de este tipo de dibujos son “Las casas”; alguien que dibuja casas repetidamente denota una personalidad ordenada, autoexigente y por supuesto, está pendiente del control de su vida. 

 

 

 

 

Espirales y líneas curvas: Es uno de los dibujos más comunes mientras hablamos por teléfono, estamos en una clase o reunión y esto puede hablarnos de una crisis emocional, de estar dando vueltas a un asunto con la finalidad de resolverlo. Entre más cerrado sea el espiral o las líneas curvas, más atorados estamos en esa situación concreta. 

 

 

 

Si los espirales o líneas van hacia afuera, habla más de una necesidad de resolver desde la reflexión o el pensamiento a profundidad, si los espirales o líneas van hacia adentro, hablan de una necesidad de replegarnos para poder encontrar una respuesta en nuestro interior.

 

 

 

 

 

Dibujando paisajes: Cuando lo que trazamos son nubes, flores y soles, estamos revelando una actitud positiva. Estamos generalmente satisfechos o estamos pasando por una buena etapa de nuestra vida y una satisfacción emocional y espiritual. Es muy común que se hagan este tipo de dibujos al recibir una buena noticia o tener confianza de que se recibirá.

 

 

 

 

 

 

 

Trazando flechas: Los dibujos de flechas simbolizan los vectores o el rumbo hacia donde te diriges en la vida. Si la flecha va hacia arriba significa que orientamos nuestra vida hacia los demás. Si está hacia abajo simboliza que la orientamos a nosotros mismos. La flecha a la izquierda simboliza que nos enfocamos mucho en el pasado y a la derecha significa que encaramos el futuro.

 

 

 

 

Cruces repetitivas: Dibujar cruces repetidamente expresa un sentimiento de culpabilidad o excesiva responsabilidad. Esto nos pudiera referir un agotamiento físico, mental o emocional.

 

 

 

 

 

Cuadros estilo ajedrez: Si dibujos como estos están presentes constantemente, lo más probable es que sufres por complejos escondidos que tienen que ver con la incapacidad de resolver alguna circunstancia. Alguna habilidad con la que no cuentas o crees que no cuentas está pidiendo ser valorada, reconocida o desarrollada. 

 

 

 

 

Dibujos de figuras geométricas: Las personas que tienen sus metas bien definidas, tienden a realizar este tipo de trazos. Ya sea que así sea u personalidad o en el momento tienes un objetivo en la mira que luchas por alcanzar. Habla de perseverancia, habría que cuidar que no llegue a la necedad.

 

 

 

 

 

Abejas y Panales: Usualmente quienes realizan estos trazos, son personas que se esfuerzan más que otros para materializar sus deseos, esto, cuando hablamos de personalidad. Cuando es circunstancial, podremos ver que la persona que los dibuja está poniendo un gran empeño en algo que desea o bien, es un indicador de que necesita constancia y firmeza para lograrlo. También expresa personas hogareñas, cuya familia o formar un hogar es su prioridad.

 

 

 

 

 

Árboles y hojas: Dibujar árboles denota comodidad y hojas, libertad. Si dibujas ambas cosas es un buen indicador de que te sientes muy bien contigo mismo, que hay un balance entre la responsabilidad o el compromiso y la libertad. Si los árboles incluyen raíces profundas puedes evaluar el nivel de compromiso que adquieres contigo, con los demás y con los proyectos que te incluyen.

 

 

Ahora, cada vez que te observes realizando dibujitos mientras haces una llamada telefónica o estás en una reunión o clase, y no sea esta actividad intencionada, podrás darte cuenta también de algo interesante que está ocurriendo contigo y puedes utilizar para tu beneficio.

 

 

Dabalash Oficial.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *