Superar una Ruptura Amorosa.

 

Es bonito cuando se viven esos amores maravillosos,  disfrutar de la relación que se tiene con la persona que amamos y con la cual nos creamos muchas expectativas, hicimos muchos planes y deseamos fuera para siempre o por lo menos, no imaginábamos cómo sería si la relación llegaba a su fin.

Se vuelve  tormentoso cuando llega la hora de la ruptura o separación. Nos parece imposible olvidar a ese gran amor. Pero es momento de volver a comenzar nuestra vida.  No podemos aferrarnos al pasado.

No hay manera de evitar el duelo correspondiente, sin embargo hay algunas cosas que podrían sernos de utilidad:

 

 

1. Aceptar que la relación terminó.

En los primeros momentos de la ruptura negar lo que está sucediendo o no querer creerlos es lo natural. Pero es importante que conforme pasen las horas, aceptemos la situación actual; esa relación ya no va a continuar.

 

 

 

 

2. No olvides por qué se terminó la relación.

El dolor de la separación nos impide pensar con claridad, ese mismo dolor nos invita a extrañar las cosas buenas que teníamos en esa relación, las cualidades de la ex-pareja y minimizamos las razones de la ruptura. Si la relación terminó, fue por algo. Tener presente ese algo nos ayuda a mantenernos firmes en la decisión o a ver que la separación es mejor que seguir en donde no queremos, no debemos y/o  no podemos estar.

Una vez que disminuya el dolor podrás integrar los recuerdos bellos sin que por ello desees regresar.

 

 

 

3. Date permiso de “Sentir”.

Es natural sentir tristeza, enojo, miedo, cuando dos personas compartieron parte de su vida y esto termina. No te niegues a tus emociones, eso no significa que actúes bajo los impulsos de tus emociones. Sólo déjate sentir, llora, grita, métete debajo de las sábanas con la conciencia de que es temporal y esto pasará.  Si no te lastimas o lastimas a alguien más al expresar y vivir tus emociones es válido y sano que lo hagas.

 

 

 

 

4. Recuerda todo aquello que no haces hace tiempo o que querías hacer y no podías.

A veces estar en una relación implica moderarte en algunas actividades o tomar en cuenta a tu pareja para hacer ciertas cosas. Hoy ya no, puedes elegir libremente a dónde vas, con quién sales, con quién platicas, lo qué te gusta y lo que no. Es una oportunidad para hacer algunas cosas que dejaste pendientes o les pusiste pausa.

 

 

 

 

 

5. Date la oportunidad de conocer a nuevas personas.

Conocer a nuevas personas no necesariamente es buscar a una nueva pareja para sustituir a la persona que se fue o para aminorar el dolor y distraerte. Date la oportunidad de conocer gente nueva por el placer de conocer e interactuar. De hacer nuevas cosas y experimentar nuevas relaciones sociales.

 

 

 

 

 

6. Haz limpieza general.

El fin de un ciclo es el comienzo de uno nuevo. Aprovecha para hacer limpieza a tu vida completa, amistades, ropa, accesorios, y todo lo que se te ocurra para liberar energía densa y sentirte renovada. 

Ocuparás tu tiempo en algo productivo y te brindará la sensación de liberación y entusiasmo.

 

 

 

 

 

7. Ten una red de contención.

Cuentas con personas que quieren y que te ayudarán en los momentos de crisis, tómalas en cuenta y pídeles apoyo. En los momentos en que sientas mucha tristeza, desolación, rabia, frustración puedes llamarles o quedar con ellos para recibir su apoyo. 

Hablar de lo que sucede, de tus sentimientos te ira ayudando gradualmente hasta que llegue ese día en que te des cuenta que ya lo superaste. 

 

 

 

 

8. Evita el contacto con tu ex.

Tener acceso a sus redes sociales, estar al pendiente de lo que hace o deja de hacer no te ayudará a superarlo, por el contrario, alargará el duelo y habrá veces que se compliquen las cosas. Necesitas darte tu espacio, evitar ver lo que publica, si está en línea, revisar sus fotos, llamarle, mandarle mensajes. Haz lo necesario para que en un momento de crisis no tengas como contactarlo. Si la relación al cabo del tiempo alcanza para una amistad, qué bueno, pero eso no será durante el periodo de duelo.

 

 

 

 

9. Genérate experiencias nuevas.

Has una lista de cosas que nunca haz hecho y proponte vivir estas experiencias. Hay placer en lo nuevo, en lo desconocido, no te aferres a lo que ya conoces o a regresar al sitio que no te hace feliz, pero la costumbre te orilla.

 

 

 

 

 

10. Cuida de ti. 

Esa es una cosa que no debes dejar de lado, estando en pareja o no. No te abandones: procura dormir bien, comer sano, hacer ejercicio, arreglarte para ti, cuidar tu salud y tu aspecto te ayudará.

 

 

 

 

 

11. Escribe un diario de sanación.

Cada noche escribe un poco sobre los avances que tienes, vacía tus emociones en un trozo de papel, ponlo en palabras. 

Esta actividad no sólo te ayudará a darle forma a tus sentimientos, sino que te liberará y con el tiempo verás un progreso en lo que escribes. 

Plasma tus aprendizajes, las cosas nuevas que vives, lo positivo que vayas encontrando en este nuevo ciclo y muy pronto verás el cambio.

 

 

 

12. Ten un proyecto de vida individual.

Es normal que hayas creado planes en común con la persona que compartías tu vida, pero no por eso dejaste de tener un proyecto personal, si fue así, retómalo, estructúralo, motívate.

Tener un proyecto de vida que sólo te incluya a ti o que su ejecución dependa sólo de tu esfuerzo, te hará sentir viva y productiva.

 

 

 

13. Disfruta de tu tiempo.

Al estar en pareja compartes espacios y tiempos, hoy tienes la oportunidad de disponer de ello, gestionar tu tiempo libremente para actividades que te enriquezcan. 

 

 

 

 

 

14. Agradece una nueva oportunidad.

Al terminar una relación estás libre para hallar a otra persona, no quiere decir que la intención sea ir de cacería, sino que el espacio que ocupaba quien “no era” ahora está libre para una nueva persona con la que “si puede ser”. Para recibir las cosas buenas de la vida, nuestras manos deben estar libres de las cosas que no son tan buenas.

 

 

 

 

 

 

15. Disfruta el presente pero visualiza también el futuro.

Realiza el ejercicio de imaginar que harías si no te sintieras triste o deprimida, imagínate libre del sufrimiento, gozando una sensación de plenitud y paz. Motívate pensando en que esto también pasará. Imagínate riendo de esto, viéndolo ya como una gran lección de vida. 

En vez de recordar momentos que te lastimen, cambia las imágenes por unas que te mantengan entusiasmada. Usa el poder de la visualización.

 

Esto pronto pasará!

 

 

Dabalash Oficial.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *