Puntos Claves a la Hora de Elegir un Sujetador

 

Todas tenemos un cajón de lencería, con una buena colección de sujetadores de distintas clases y colores, pero tenemos sin duda nuestros favoritos a los cuales nos dirigimos casi de forma automática, el elegido al final, casi siempre es ese con el que nos sentimos más cómodas.

Cuando vamos de compras, solemos caer en la tentación que nos provocan aquellos sujetadores más lindos y sexys, dejando de lado nuestra necesidad real.  Más aún, si vemos un catálogo lleno de lencería bella, nos entusiasmamos y a veces pedimos por apariencia, olvidando la necesidad de que ese sujetador cumpla correctamente con su función.

El sujetador perfecto debe sentirse como una segunda piel, no se clava, no te oprime, no se mueve en exceso, sujeta perfectamente tus pechos sin  apretar, y además es estético.

 

 

 

Tomar en cuenta las características de un buen sujetador evitamos muchos problemas de salud: según los especialistas, el simple hecho de que el aro pinche, puede producir problemas cutáneos, bultos de grasa, dolores de espalda, migrañas y deformaciones posturales.

 

 

 

 

 

Claves para elegir el sujetador perfecto:

 

 

 

 

 

Determinar la talla adecuada: no todos los fabricantes tallan igual. Es frecuente que nos encontremos con distintas prendas que, aunque nos sienten bien, presentan tallas diferentes. En este punto siempre nos surgen las dudas. Para ello, nada mejor que adquirir las prendas en lencerías especializadas.

 

 

 

 

 

 

 

 

El ajuste de la banda que rodea el contorno del tórax debe de permitir, una vez abrochado, que puedas deslizar entre la banda y la espalda dos dedos con facilidad pero sin holgura excesiva. Esta banda es la encargada de proporcionar entre el 75 – 80% del soporte total.

 

 

 

 

 

 

Los tirantes son los encargados de soportar el resto, por lo tanto se deben de ajustar debidamente sin que lleguen a clavarse en los hombros.

 

Así pues, primero se ajusta la banda y después los tirantes. Si lo haces mal, la banda del sujetador se subirá, se curvará hacia los omoplatos y hacia la parte superior de la espalda y dejará de cumplir su función de soporte porque ya no repartirá el peso de los senos correctamente.

 

 

 

 

 

 

Busca la copa que encaje con la forma de tus senos.

Una copa pequeña provocará una presión excesiva en el busto, dando una imagen de un pecho prominente y comprimido por delante y rebosante en los laterales.

Una copa muy grande provocará, sin embargo, un vacío incómodo y antiestético.

 

 

 

 

 

 

 

El aro del sujetador puede ser más abierto o cerrado dependiendo de la forma de tus senos. No puede ni debe pasar por el medio del pecho. Un aro apropiado debe de descansar perfectamente sobre la caja torácica y recoger el seno, pero no tiene que clavarse o pinchar.

 

 

 

El busto de una mujer puede llegar a cambiar hasta, al menos, seis veces a lo largo de la vida.

 

 

Evita comprar sujetadores durante la menstruación ya que el volumen de los senos puede variar, por lo que es recomendable tener uno en concreto para esos días.

 

 

 

 

 

Prescinde de las costuras, encajes y adornos, así no se marcarán a través de tu ropa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El centro del sujetador, es decir, el puente que hay entre las dos copas, debe de ajustarse perfectamente al esternón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compra el sujetador apropiado de acuerdo con tus necesidades: embarazo, lactancia, cambios hormonales, después de haber pasado por un régimen, reducción/aumento mamario, deporte, dependiendo del trabajo que desarrolles y siempre uno para dormir que evite la caída de los senos y las arrugas en el escote .

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No utilices el mismo sujetador durante varios días seguidos, hay que “dejarlo descansar” y permitir que el tejido recupere su elasticidad.

 

 

 

 

El lavado debe de realizarse a mano y nunca se debe de utilizar la secadora.

 

 

 

 

Aplicando estos consejos  tu pecho se mantendrá firme, bonito y sano.

Recuerda que la calidad y la estática no tienen por què estar peleadas.

Dabalash Oficial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *