¿De qué están hechos Nuestros Sueños? ¿De qué se compone Nuestra Realidad?

 

sueños

Soñamos dormidos(as), pero sobre todo, soñamos despiertos(as); grandes ideas, planes, proyectos existen en nuestra mente y vibran con nuestros latidos, pero la mayoría de las veces, todo queda ahí. Volvemos a nuestras tareas cotidianas, creemos que es necesario aterrizar y postergamos esos asuntos.

Conseguir que nuestros sueños se hagan realidad nos suena a utopía y entonces construimos barreras que nos eximen  del fracaso… pero también del éxito.

Nos dejamos vencer porque no sabemos cómo poner en acción ese plan o proyecto.  Así llega la frustración y nos sentimos paralizados(as). Algunas veces hasta decidimos enterrar esos deseos y con ellos una parte de nosotros mismos.

«Para cada uno de nosotros existe una meta estrictamente personal a la espera de ser descubierta y hecha realidad».

Ese sueño necesita inversión: amor, energía creativa, pasión.

Nuestros sueños más profundos representan nuestros valores fundamentales, nuestra esencia.soñar despierta 2

«Si lo puedes soñar, lo puedes crear».

A veces lo que hace falta en realidad es la confianza en uno mismo y no todas esas cosas que ponemos como pretexto para no reconocer que nos tenemos poca fe.

Necesitamos averiguar cuáles son nuestras capacidades, desarrollarlas y aprovecharlas al máximo. Quitar el foco a los miedos fantasiosos, esa idea de un futuro catastrófico que nos limita y no nos deja crecer. 

Necesitamos darle luz a aquello positivo, a lo que si se tiene, a lo que si se es para poder recrear una realidad interna que vive escondida pero que existe ya desde mucho tiempo atrás.

Cada quien es responsable de sus sueños, cada quien es responsable de que sus deseos se cumplan.

Para todo hay un camino, pero además, tenemos las herramientas adecuadas para construir cien caminos más que nos lleven hasta ahí. Es importante cambiar las formas, respetando el objetivo. De hecho, al final lo que más importa es el sendero que se recorre para llegar hasta ese punto.

mujer camino

Cuando empiezas a andar, el camino comienza a aparecer, todas las piezas comienzan a encajar: tu energía y salud se expanden, trabajas sin cansarte, generas ingresos, tu vida afectiva se renueva…. No por ello, dejarás de encontrar piedras en el camino, pero hasta éstas tienen un objetivo.

Si no trabajas lo suficiente por materializar tus sueños, entonces, en realidad no son deseos cargados de pasión. Deja de vivir en la frustración y crea un nuevo sueño con la pasión necesaria para transformarlo en una realidad.

Si avanzas un paso a la vez, llegarás. Si te quedas parado(a), ahí te quedarás, viendo como otros realizan sus sueños.

Nunca lo comprobarás si no lo intentas.

Confía en tu sueño, confía en tu proyecto, pero sobre todo, confía en ti.

Dabalash Oficial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *