Enemigos de la Seducción (Parte 2)

seducción 2

El arte de la seducción es el juego más antiguo del mundo que requiere inteligencia, creatividad, constancia, para encender el interés del otro, pero también para mantenerlo si queremos una relación más duradera

La seducción en cuanto a la pareja o al amor, se refiere a despertar la atracción en el  otro, conquistarlo para entablar una relación más íntima.

Pero no sólo se seduce al principio, la seducción debe ser constante durante la relación para nutrirla.

Existen varios enemigos de la seducción a los cuales nos aliamos sin ser plenamente conscientes y que apagan el interés del otro o simplemente, no logran surgir la magia.

Esta es la segunda parte de nuestro artículo. La primera parte la encuentras en Enemigos de la Seducción (Parte 1).

13. Idealización.
idealización

Hacernos ideas poco realistas de otra persona acabará golpeándonos y saboteando esa relación. Al idealizar a las personas no sólo nos causamos nuestra propia frustración, sino que generamos frustración en la otra parte, poniendo generalmente en una situación de “tienes que cuadrar con lo que me gustaría o pienso que eres”

 

 

 

 

 

14. Darle poca importancia a los detalles.

detalle

 

Pensar que los detalles sobran es un enemigo de la seducción tanto inicial como constante.    Esas pequeñas cosas nutren y fortalecen una relación.    Hechos, palabras, regalitos sin que estos tengan que ser necesariamente costosos, dan a pensar  que la persona es importante.

adoración

15. Adoración.

Está bien que hagamos saber lo mucho que nos gusta o nos interesa esa persona, pero no a todas horas. Dosificar los elogios es mejor.

 

16. Búsqueda constante de aprobación.

aprobación

Estar siempre pendiente de la aprobación del otro se traduce en una relación totalmente descompensada que le da poder, le hace sentirse por encima de ti y, lo peor de todo, manifiestas muy poca personalidad por tu parte.  La búsqueda constante de aprobación te hará ser quien no eres y hacer cosas que no te agradan en realidad, en resumen, te hará representar un papel dentro de esa interacción.

 

 

17. Malos modales.

malos modales

 

Hay conductas que reflejan nuestra educación y nuestra educación habla mucho de quiénes somos. Cosas como ser impuntuales, hablar con la boca llena, rascarte y después   mirar tus uñas, toser sin taparte la boca, etc, son acciones      que te dejarán fuera de combate.

 

 

 

18. Falta de espontaneidad, exceso de planeación.

Es cierto que hay cosas que no sólo pueden ser planeadas, sino que es mejor planearlas, pero recuerda que la espontaneidad dará un tono más natural al asunto. Si te propones planearlo todo, hasta sus posibles preguntas y tus respuestas, movimientos y acciones, será poco atractivo y te causará estrés que te sacará de foco al no salir algo como lo programabas. Planear el lugar y la hora de la cita puede ser genial, lo demás es mejor que fluya con total originalidad.

espontaneidad 2

 

 

 

19. Deseo de un salvavidas.                                                                                                                                                           

súper héroe 2

Si estás mal contigo mismo(a), ningún amor, por maravilloso que sea te va a resolver el problema.  Lo principal es estar bien con uno mismo para poder compartir y no para que otra persona venga a ser el héroe de nuestra película. Las cosas que no resolvemos con nosotros mismos tarde o temprano saldrán a la luz o se complicarán.  Iniciar o mantener una relación para solucionar nuestros problemas económicos, afectivos o sociales; abandonar la casa de tus padres, dejar de estar solo o tener sexo,  es una trampa que nos ponemos a nosotros mismos, de la cual saldremos mucho más lastimados. Cargar la responsabilidad de tu vida sobre otra persona, no funcionará.

 

 

20. La prisa.                                                                                                                                                                                                    reloj 2

Todo tiene un proceso , acelerarlo no hará que los resultados sean excelentes   de manera más rápida, puedes incluso, arruinarlo todo si ejerces presión. Dale tiempo al tiempo, haz lo tuyo y deja que la situación aumente gradualmente según el ritmo de ambos. Disfruta cada evento, cada hecho. Evita tratar de acelerar el reloj.

 

 

Dabalsh Oficial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *